COMO ENCENDER Y FUMAR UN PURO

Para encender un puro se aplican dos principios.

El primero de ellos es encender su Habano con una llama inodora. Utilice siempre un encendedor de gas butano, un fósforo de madera o un pedazo de lámina de cedro. Nunca utilice un encendedor de gasolina, un fósforo de cera o una vela porque su aroma se impregnará en el Habano.

El segundo principio es tomarse su tiempo y realizar un buen encendido. No hay nada que pueda arruinar el disfrute de un Habano más rápido que un encendido insuficiente.

A continuación le ofrecemos un pequeño ritual para ayudarle a que siempre lo realice en la forma correcta: 

Mantenga la boquilla (parte por donde se enciende el Habano) a unos 90 grados de la llama y hágalo girar hasta que la superficie esté encendida de forma uniforme.

COMO ENCENDER UN PURO

Coloque el Habano entre sus labios y, a la vez que mantiene la llama a un centímetro de la boquilla, aspire hasta que la llama llegue al Habano. Continúe el proceso de rotación del Habano.

COMO ENCENDER UN HABANO

Sople suavemente sobre la parte encendida del Habano para comprobar que está encendido uniformemente.

COMO FUMAR UN PURO

Fumando 

No inhale – no se trata de un cigarrillo. Aspire suavemente hasta que el humo llene la boca y permita que se regodee en sus papilas gustativas.

Relájese y saboree los sutiles sabores y aromas de la ligada de ese Habano.

No deslice ni intente retirar la anilla, ya que corre el riesgo de rasgar la capa, y así arruinar su Habano.

No hay problema alguno en volver a encender su Habano si se apagara. Pero primero retire toda la ceniza suelta o le resultará difícil volver a encenderlo.

Se puede fumar un Habano con pleno disfrute probablemente hasta las tres cuartas partes de su tamaño. No se preocupe por la longitud y la suerte que corra la ceniza. No se debe golpear nerviosamente un Habano para sacudirle la ceniza, tal como uno hace con un cigarrillo. Permita que la ceniza caiga por sí misma, preferiblemente sobre un cenicero.

El adiós

Cuando llegue el triste momento de separarse de su Habano, no lo aplaste. Déjelo descansar sobre el cenicero y él se apagará solo. Permítale morir con dignidad. 

COMO FUMAR UN PURO

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados